“Los conciertos #soldout de Eboli previstos para los días 25 y 26 de septiembre de 2018 serán pospuestos a noviembre, el 3 y 4 de noviembre respectivamente. Laura Pausini no podrá subir al palco debido a sufrir una otitis aguda con cuadro de gripe y fiebre”.

Así anunciaba su FanClub la noticia de la suspensión de sus conciertos en Éboli. Por unas horas era el club de fans quien respondía a los seguidores, pero el nivel de comentarios y revuelo en las redes sociales fue tal que Laura Pausini no tuvo más remedio que escribir un mensaje por sí misma. Eso sí, en Instagram, porque su dedicación a sus fans no cabría ni en un hilo de tweets de 280 caracteres:

Esto decía:

“Hola chicos, siento mucho haber tenido que posponer los conciertos de Éboli hoy y mañana. Estoy baja de moral también yo. La fiebre no me asusta nunca (aunque hoy durante el almuerzo tenía 39 de fiebre y sentía que giraba todo en torno a mí…) El problema es la otitis aguda.

No podéis comprender el dolor. Tengo los oídos tapados, la nariz cerrada y no consigo cantar.

Sabéis que yo soy una persona que no se echa atrás por nada, y voy siempre adelante con mis ganas, mi energía y mi respeto por vosotros.

Hoy estoy mal, mal. Le he pedido al médico de venir a verme y ayudarme a ir al concierto de cualquier manera. He hecho intentos de ir pero a la hora del almuerzo me sentía tan mal que he tenido que volver a llamar la médico y nada, no he sido capaz”